Wages in Nicaragua, Wage Indicator Survey 2012

Download pdf:

 

ABSTRACT

This WageIndicator Data Report presents the results of the face-to-face WageIndicator survey in Nicaragua, conducted between January and April 2012. In total 1,302 persons were interviewed, of which 62% were men and 40% were under 29 years of age. Most interviews were done in the Eastern coastal departments and in Granada. The workers in the survey live in households with on average 5 members. Twenty four percent of men and 22% of women live without either a partner or children; 17% of women in the sample are single mums. Four in ten workers had diploma’s from secondary education (38%) and just a little fewer (33%) finished some kind of tertiary education. A quarter of workers stopped at primary education (26%) and 3% have no formal education. Women are significantly higher educated than men. On average, the interviewees mark their satisfaction with life as a 7,7 on a scale from 1 to 10.

In the sample, one in four workers are self-employed (23%). Half of the workers are employees with a permanent contract, 23% have a fixed term contract and four percent have no contract at all. Four in ten work in an organization with 10 or fewer employees, two in ten work in an organization with 11-50 employees and 32% work for businesses employing over a 100 people. One in four workers are employed in elementary occupations. Over two in ten work as managers and professionals. Sizeable groups of respondents work in services and sales (21%) and craft and trades (13%). Some 34% of the interviewees work in the public sector, health care or education. One in four work in trade, transport and hospitality; 24% work in agriculture, manufacturing and construction. The remaining 17% work in commercial services. The labor market appears strongly segregated between women and men. Just 13% of workers are covered by collective agreements, whereas 78% wish to be covered. The average working week of respondents is just over 46 hours in six days per week.

One in four workers are in very informal jobs (25%); they are not entitled to social benefits, do not contribute to social security, and have no employment contract. Four in ten are work in very formal jobs, exhibiting opposite characteristics to informal jobs. Nearly nine in ten workers on permanent contracts are entitled to social security, compared to 34% of workers on fixed term contracts, 15% of those without contracts and just 3% of the self-employed. Some 16% of workers state that they have no agreed working hours, the remaining group has agreed working hours, either in writing or verbally (no 16%, in writing 65%, verbally agreed 19%). Workers on permanent contracts are most likely to receive their wages in a bank account rather than cash in hand (72%), compared to 16% of fixed term workers, 5% of those without contracts and 1% of self-employed.

The median net hourly wage of the total sample is 16 Nicaraguan Córdoba (NIO), Most striking is the large income inequality. In the smallest firms, the median wage is 7 Córdoba, whereas in all other enterprises it is around 20 NIO. Those on the most informal jobs earn only C$3 per hour, whereas those in the most formal jobs earn wages far above that (median is C$23). Employees with permanent contracts have by far the highest earnings (C$23), whereas the self-employed (C$3) and workers without a labor contract (C$7) have the lowest earnings. Median wages increase with every level of education; workers with university master degrees earn on average over 26 times more than workers without any formal education.

Managers and the professionals (C$30) have the highest median wages. They are followed by crafts and trades workers (C$22) and technicians and clerical support workers (C$19). The lowest paid workers are agricultural workers (C$7), followed by workers in elementary occupations (C$9). When all other controlling for the effects of other factors, like education, women earn significantly less than men.

In the sample, 58% is paid on or above the minimum wage and 42% is paid below. Only two in ten informal workers are paid above the minimum wage, compared to 80% of the formal workers. Women are more often paid above the minimum wage than men (62% versus 55%). Workers under 30 years and above 50 are particularly vulnerable, only 55% being paid on or above the minimum wage threshold. Workers in very small firms are very often paid under the minimum wage threshold (only 29% is paid the minimum wage). Workers without a contract are least likely to be paid the minimum wage rates (18%), and employees with a permanent contract are most often paid on or above the minimum wage (78%). Only just above one third of workers without education or with primary education are paid on or above the minimum wage, as compared to 99% of workers with second stage higher education degrees. Those who are least likely to be paid the minimum wage are workers in elementary occupations (36%), service and sales workers (39%) and agricultural workers (40%). By far the worst paid sector is that of trade, transport and hospitality, where only 18% of workers are paid the minimum wage. Public sector workers are best of, 81% getting the minimum wage.

 

RESUMEN

Este reporte presenta los resultados de la entrevista en campo realizada en Nicaragua entre enero y abril del 2012. En total, se entrevistó a 1302 personas, de las cuales 62% fueron hombres y 40% menores de 29 años. La mayoría de las entrevistas se realizaron en los departamentos de la costa este y en Granada. Los trabajadores encuestados viven en hogares con un promedio de 5 miembros. 24% de los hombres y 22% de las mujeres viven sin pareja ni hijos; 17% de las mujeres en la muestra son madres solteras. Cuatro de cada diez trabajadores tiene constancia de educación secundaria (38%) y solo un poco menos (33%) concluyó algún tipo de educación terciaria. Una cuarta parte de los trabajadores solo estudio la primaria (26%) y 3% no cuentacon educación formal. Las mujeres cuentan significativamente con más educación que los homres. En promedio, los entrevistados calificaron su satisfacción con la vida en general con un 7.7 en una escala del 1 al 10

En la muestra, uno decada cuatro trabajadores son autoempleados (23%). La mitad son empleados con contrato permamente, 23% tiene un contrato por tiempo determinado y cuatro porciento no cuenta con contrato. Cuatro de cada diez trabajan en una organización con menos de 10 empeados, dos de cada diez trabajan en una organización de entre 11 y 50 empleados y el 32% en empresas de más de 100 empleados. Uno de cada cuatro trabajan en ocupaciones elementales. Poco más de dos en cada diez trabajan como gerentes y profesionistas. Grupos medibles de trabajadores se desempeñan en los sectores de ventas y servicios (21%) y artesanías y oficios (13%). Alrededor del 34% de los entrevistados trabajan en el sector público, servicios de salud o educación.

Uno de cada cuatro trabajan en el comercio, el transporte y la hotelería, el 24% trabaja en la agricultura, la manufactura y la construcción. El 17% restante trabaja en servicios comerciales. El mercado de trabajo parece muy segregado entre hombres y mujeres. Sólo el 13% de los trabajadores están cubiertos por convenios colectivos, mientras que el 78% desea estarlo. La semana laboral media de los encuestados es de poco más de 46 horas en seis días a la semana.

Uno de cada cuatro trabajadores tienen empleos muy informales (25%), no tienen derecho a prestaciones sociales, no contribuyen a la seguridad social, y no tienen contrato de trabajo. Cuatro de cada diez trabajan en empleos muy formales, exhibiendo características opuestas a los empleos informales. Casi nueve de cada diez trabajadores con contratos permanentes tienen derecho a la seguridad social, en comparación con el 34% de los trabajadores con contratos de duración determinada, el 15% de las personas sin contratos y sólo el 3% de los trabajadores autónomos. Aproximadamente un 16% de los trabajadores del Estado no han acordado horas de trabajo, el resto del grupo si tiene algún acuerdo sobre las horas de trabajo, ya sea por escrito o verbalmente (no tiene acuerdo el 16%; por escrito, 65%; 19% estuvo de acuerdo verbalmente). Los trabajadores con contratos indefinidos son más propensos a recibir su salario en una cuenta bancaria en lugar de dinero en efectivo en la mano (72%), frente al 16% de los trabajadores a tiempo determinado, el 5% de las personas sin contratos y el 1% de los trabajadores autónomos.

La mediana del salario neto por hora de la muestra total es de 16 córdobas nicaragüenses (NIO) Lo más llamativo es la gran desigualdad en los ingresos. En las empresas más pequeñas, el salario medio es de 7 Córdobas, mientras que en el resto de las empresas es de alrededor de 20 NIO. Aquellos en los trabajos más informales ganan sólo C$ 3 por hora, mientras que los de los trabajos más formales tienen salarios muy por encima de eso (la mediana es de C$ 23).Los empleados con contrato indefinido, con mucho, obtienen los más altos ingresos (C$ 23), mientras que los trabajadores por cuenta propia (C$ 3) y los trabajadores sin contrato laboral (C$ 7) tienen los más bajos ingresos. La mediana de los salarios aumenta con cada nivel de educación, los trabajadores universitarios con títulos de maestría ganan en promedio más de 26 veces más que los trabajadores sin ningún tipo de educación formal.

Los gerentes y los profesionales (C$ 30) tienen los mayores salarios medios. Los siguen aquellos que se dedican a las artesanías y oficios (C$ 22) y los técnicos y trabajadores administrativos de apoyo (C$ 19). Los trabajadores peor pagados son los trabajadores agrícolas (C$ 7), seguidos por los trabajadores en ocupaciones elementales (C$ 9). Cuando todos los demás efectos de otros factores se controlan, como la educación, las mujeres ganan menos que los hombres.

En la muestra, el 58% es pagado en o por encima del salario mínimo y el 42% por debajo. Sólo dos de cada diez trabajadores informales se pagan por encima del salario mínimo, comparado con el 80% de los trabajadores formales. Las mujeres con más frecuencia reciben más del salario mínimo que los hombres (62% versus 55%). Los trabajadores menores de 30 años y por encima de 50 son particularmente vulnerables, sólo el 55% recibe el o por encima del umbral del salario
mínimo. Los trabajadores de las empresas muy pequeñas son muy a menudo pagados por debajo del umbral mínimo (sólo el 29% recibe el salario mínimo). Los trabajadores sin un contrato son menos propensos a recibir salarios mínimos (18%), y los empleados con contrato indefinido son los más pagados en o por encima del salario mínimo (78%). Sólo por encima de un tercio de los trabajadores sin educación o con educación primaria son pagados en o por encima del salario mínimo, en comparación con el 99% de los trabajadores con grados de segunda etapa de educación superior. Los que tienen menos probabilidades de recibir el salario mínimo son los trabajadores en ocupaciones elementales (36%), de servicios y personal de ventas (39%) y los trabajadores agrícolas (40%). Con mucho, el peor pagado del sector es el del comercio, el transporte y la hotelería, donde se les paga sólo al 18% de los trabajadores el salario mínimo. Los trabajadores del sector público son los mejores pues el 81% recibe el salario mínimo.


Loading...